• Precio rebajado
ce5eee668e5b6f5e1543d4bf23c8263d.jpg

Franco y Hitler

Referencia: 521

26,00 €
24,70 € 5% de descuento
Impuestos incluidos
Cantidad
Últimas unidades en stock

  • Pago seguro. Le garantizamos la máxima seguridad en su pago y la confidencialidad de los datos. Todas las operaciones de pago se realizan a través de un servidor seguro, basado en el Standard SSL. Pago seguro. Le garantizamos la máxima seguridad en su pago y la confidencialidad de los datos. Todas las operaciones de pago se realizan a través de un servidor seguro, basado en el Standard SSL.
  • Política de envío. Los paquetes se envían a los pocos días de la recepción del pago. Tus artículos irán bien protegidos. Política de envío. Los paquetes se envían a los pocos días de la recepción del pago. Tus artículos irán bien protegidos.
  • Política de devolución. Se admiten devoluciones al día siguiente a la recepción del envío, siempre y cuando se devuelva el producto en las mismas condiciones en que se le envió. Política de devolución. Se admiten devoluciones al día siguiente a la recepción del envío, siempre y cuando se devuelva el producto en las mismas condiciones en que se le envió.
«Entre los mitos más prominentes en el discurso general sobre la historia contemporánea de España sobresalen dos. El mito de izquierdas es que la Segunda República seguía siendo democrática durante la Guerra Civil y el mito de derechas —o al menos de los franquistas— es que Franco no estaba al lado de Hitler durante la Segunda Guerra Mundial. Ambos mitos son falsos». Este libro de Stanley G. Payne nos proporciona, con su maestría habitual, una visión única de las relaciones entre Franco y Hitler, entre la España del nacionalcatolicismo y la Alemania del nacionalsocialismo, y nos demuestra en sus páginas la cuasi alianza entre ambos dictadores. También señala cómo el Führer terminó considerando al Caudillo «un charlatán latino» y como éste, que sí quería entrar en la guerra, consideraba que «España no puede entrar por gusto». El Gobierno español colaboró con las potencias del Eje mucho más que cualquier otro país neutral a lo largo del conflicto. La fórmula adoptada en 1940 de la «no beligerancia» —inventada por el Duce al estallar la guerra y no poder sus ejércitos entrar aún en combate— nos posicionaba al lado de Alemania, aunque sin intervenir directamente en el conflicto; y durante casi tres años y medio los intercambios comerciales, económicos, culturales, militares y propagandísticos fueron de una gran intensidad, hasta su apogeo con el envío de la famosa División Azul a combatir en el frente de Leningrado. Finalmente analiza la ambigua posición del régimen respecto a los judíos.

fuente: web editorial

521
Nuevo

Productos relacionados

5 otros productos en la misma categoría: